La alimentación de nuestro Schnauzer

Autor: MundoSchanuzer.com

Un perro es lo que come. Una buena alimentación, marca la salud de nuestro animal. Si está bien alimentado, tendrá menos enfermedades, será más activo, tendrá mejor aspecto, vivirá más años y nos hará gastar menos dinero en el veterinario.

 

¿Se puede dar al perro una alimentación natural y prescindir del pienso?

Por supuesto, pero será mucho más difícil que dicha alimentación sea completa y equilibrada, con la cantidad justa de hidratos de carbono, proteínas, grasas, fibra, sales minerales, vitaminas, etc., que necesita un perro.

¿Se podría conseguir ese aporte nutricional ideal con alimentación natural?

Seguro, pero el dolor de cabeza que supondría hacer la comida para el perro ni recompensa, ni justifica el esfuerzo.

Salvo algún caso excepcional, prácticamente todos los criadores, de todas las razas, así como casi todos los veterinarios, dan de comer pienso a sus perros. Es indudable que los criadores quieren mantener a sus propios perros en las mejores condiciones, para optar a ganar concursos, así como a los cachorros, para no tener problemas en su venta.

Así mismo, los veterinarios saben, mejor que nadie, como mantener a un perro sano. Por tanto, si los “profesionales” del mundo canino alimentan mayoritariamente a sus perros con piensos, será por algo.




¿Le puedo dar leche de vaca a mi perro?

Como dice un amigo mío veterinario: “Sí, usted puede darle leche, chorizo, paella, cordero asado, cocido, panceta, vino, guindillas y lejía. Por poder darle, puede darle cualquier cosa. Pero no debe.”

 

¿Pero por qué no debo darle leche a mi perro?

Existe la creencia de que cuando se recibe un cachorro hay que alimentarle con leche. No suele ser así. Cuando los criadores entregan los cachorros a sus nuevos dueños, suele ser entre la octava y la doceava semanas, llevan un tiempo destetados (en cuanto les salen los dientes, la madre no les deja mamar, ya que le hieren los pezones al hacerlo) y comiendo pienso.

En caso de que el cachorro siguiera en edad lactante y se tuviera que alimentar sin su madre, ya sea por muerte de esta, por encontrarnos el cachorro o porque nos lo ha vendido un criador sin escrúpulos, hay métodos para elaborar una leche lo más parecida posible a la canina (consiste en mezclar la leche con huevos, fosfato bicálcico y otros componentes. La proporción y componentes exactos nos los puede facilitar el veterinario, en caso de necesitarlo).

También se puede encontrar en las clínicas veterinarias leche en polvo preparada para perros.

Siendo adulto el perro, no suele tolerar muy bien la leche de vaca. Si fuera necesario un aporte extra de calcio, por ejemplo en perras preñadas, se puede dar cualquier producto elaborado a partir de la fermentación de la leche, por ejemplo, queso fresco o yogures naturales (preferiblemente desnatados).




¿Y si mezclo con el pienso otro tipo alimentos naturales?

Es probable que si estos nuevos ingredientes le resultan de sabor más agradable que el pienso, terminen dejando el pienso apartado e intenten sobrevivir comiendo, únicamente, los ingredientes adicionales. Cuando queramos rectificar esta situación, tendremos que volver a darle sólo pienso. El perro lo rechazará, hasta que el hambre le haga comerlo de nuevo, pero costará que vuelva a hacerlo con “alegría”. Además, en cuanto tenga la menor oportunidad, preferirá volver a comer cualquier otro alimento.

 

¿Qué marca de pienso debo darle?

Pues, en un principio, lo recomendable es darle cualquier pienso de gama alta. Son los más caros porque son los que mejores materias primas utilizan en su composición.

Nos podemos dejar asesorar por el criador de nuestro cachorro, o por nuestro veterinario de confianza. Siempre nos quedará la duda de si la recomendación es la más adecuada para nuestro perro o se fundamenta, únicamente, en criterios comerciales (apoyo o subvención del fabricante del pienso al criador o mayor margen del veterinario en esa marca). Pese a todo, lo normal es que el criador nos recomiende el pienso que da a sus perros.

Será la marca, de entre las que haya probado, que mejor resultado le haya dado. ¿Pero será la mejor? No necesariamente, pero si al criador le ha ido bien con esa marca, sus perros están sanos y con buen aspecto ¿por qué no seguir su consejo?

 

Pese a las recomendaciones del criador o el veterinario le quiero dar una marca de pienso diferente

Pues si el pienso es de buena calidad, no hay problema. Pero el reemplazo de la marca de pienso debe hacerse progresivamente, ya que si se hace de golpe puede provocar desarreglos intestinales en el cachorro, patentes en forma de diarrea. La forma de hacerlo es mezclando el pienso anterior con el nuevo, aportando en cada toma mayor porcentaje del nuevo. Lo ideal es realizar el cambio total en 4 ó 5 días.

 

¿Qué cantidad de pienso le doy?

Algunas personas son partidarias de dejar el comedero lleno de pienso para que el perro vaya comiendo según le apetezca. No es buena idea, ya que será difícil controlar la cantidad exacta que está comiendo al día nuestro perro. Los Schnauzer suelen ser muy tragones y es más que probable que coman más de lo debido, teniendo como resultado un sobrepeso del animal que puede afectar a su correcto desarrollo y salud.

Los fabricantes incluyen en los envases una tabla en la que se indica cual es la ración correspondiente a un perro según su peso y edad. El valor que indican debe servirnos, sencillamente, como referencia, ya que dependerá del ejercicio que haga el perro que necesite más pienso, la cantidad indicada o, incluso, menos. Al final, lo que tenemos que conseguir es darle la cantidad justa para que crezca sin engordar o estar demasiado delgado. El veterinario os puede orientar para identificar si vuestro perro está, o no, demasiado gordo o delgado, teniendo en cuenta su constitución.

Respecto al tiempo que debemos dejar el comedero a su disposición no debería ser más de 15 o 20 minutos en cada toma. Si en ese tiempo no se ha comido todo, es recomendable retirar el recipiente y tirar la comida sobrante a la basura. Salvo que el perro esté excesivamente delgado, no es necesario compensar la siguiente toma añadiendo a la cantidad habitual el equivalente a la sobrante de la anterior.

 

¿Cuántas tomas debo darle?

Cuando recibamos el cachorro, lo más recomendable es continuar con el mismo número de tomas que le diera el criador. Según vaya creciendo, el perro irá comiendo menos en alguna de las tomas. Ese es el momento para suprimirla, repartiendo la cantidad correspondiente entre el resto de tomas.

No se debe bajar de dos tomas, ni siquiera de adulto, ya que es más probable que nuestro perro tenga algún tipo de problema digestivo si hace una única toma grande, en vez de dos con la mitad de pienso.

Es posible que por nuestro horario laboral nos sea imposible darle más de dos tomas al cachorro. No pasa nada, se acostumbran rápidamente a esa situación. Se les puede ir reduciendo las tomas intermedias, repartiendo el pienso entre el resto, hasta llegar a dos.

 

¿Se le debe limitar el consumo de agua?

En un principio no. La mayoría de los Schnauzer sabe regularse y beber solamente la cantidad que necesitan. Así que se les debe dejar a su disposición agua suficiente durante todo el día. El agua debe cambiarse a diario, para que esté limpia y fresca.

En algunos casos, para evitar que el perro no sea capaz de aguantarse el pis hasta la salida de primera hora de la mañana, se les restringe el acceso al agua durante la noche. Este problema no se suele presentar en los adultos. En el caso de los cachorros, es preferible que tengan acceso a una zona con periódicos donde hacer sus necesidades y darles libertad con el consumo de agua.